LLAMA AHORA! | CALL NOW! 770-401-8668

Según dicen los expertos en nutrición, el agua es la bebida que más nos quita la sed y teniendo en cuenta que la cantidad diaria de agua recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) es de 2 ó 2,5 litros al día para las mujeres adultas y entre los 2,5-3 litros para los hombres adultos, bajo condiciones normales de actividad y temperatura, el Instituto de Investigación Agua y Salud aconseja repartir la ingesta de agua a lo largo de la jornada, mediante pequeños sorbos.

Ahora que se acerca el verano y se hace tan importante estar bien hidratado para evitar dolores de cabezas, náuseas o falta de concentración, es normal que nos preguntemos si estamos haciendo lo correcto o no.

Para comenzar bien el día, el Instituto de Investigación Agua y Salud recomienda tomar un vaso de agua en ayunas para así recuperar el agua perdida durante las horas de sueño (a través de la saliva, orina, sudor…) y otro antes de irse a dormir, para asegurar el mantenimiento de un equilibrio hídrico adecuado en el organismo, durante toda la noche y repartir la ingesta de los otros 6-8 vasos de agua restantes a lo largo del día. «Una buena forma de hacerlo es mediante la ingesta de 300-350 mililitros (alrededor de vaso y medio de agua) cada dos horas»

A nivel de hidratación va a tener el mismo efecto tomar agua de día o de noche, pero que personas sanas beban agua por la mañana, según nos levantemos, hará que estimulemos el reflejo gastrocólico, que hace que al meter alimentos en el estómago vacío se produzcan movimientos peristálticos en el intestino, que harán que podamos defecar mejor. Es una ayuda contra el estreñimiento», explica Beatriz Robles, experta en seguridad alimentaria. Beber agua por la noche, en cambio, tiene otras consecuencias como la de levantarse al baño, algo que hará que se interrumpa el sueño.

A nivel de hidratación va a tener el mismo efecto tomar agua de día o de noche, pero que personas sanas beban agua por la mañana, según nos levantemos, hará que estimulemos el reflejo gastrocólico, que hace que al meter alimentos en el estómago vacío se produzcan movimientos peristálticos en el intestino, que harán que podamos defecar mejor. Es una ayuda contra el estreñimiento», explica Beatriz Robles, experta en seguridad alimentaria. Beber agua por la noche, en cambio, tiene otras consecuencias como la de levantarse al baño, algo que hará que se interrumpa el sueño.

Pero cómo saber si estamos bien hidratados?

La primera señal de alerta de que el organismo necesita agua es la sed. En concreto, este ya puede ser el primer síntoma de una deshidratación leve.

Un método para saber si estamos bien hidratados o no, poniendo a prueba a nuestra turgencia cutánea: pellizcando el dorso de la mano y observando la reacción de nuestra piel. Si vuelve rápido a la normalidad, es que estamos bien hidratados y, si no, es que necesitamos beber más agua.

El término turgencia cutánea hace referencia a la elasticidad de la piel: es la capacidad para cambiar de forma y retornar a la normalidad. Cuando no hay turgencia, puede deberse a la pérdida de líquidos o deshidratación y es posible que obedezca a una simple diarrea o vómitos, especialmente comunes entre los bebés y los niños más pequeños.

La falta de turgencia de la piel ocurre con deshidratación moderada o grave: la pérdida de líquidos del 5% del peso corporal se considera deshidratación leve, 10% es moderada y 15% o más, deshidratación grave.

Además, si la pérdida de agua es superior al 3%, explica Luis Gutiérrez Serantes que disminuye el flujo sanguíneo cerebral y pueden aparecer fuertes dolores de cabeza e incluso desorientación. En cambio, si las pérdidas de agua son superiores, en torno a un 6-8% (moderada) se suele experimentar orina oscura y muy escasa, y se pueden producir delirios y/o alucinaciones, o disminuir drásticamente la memoria a corto plazo y la capacidad de concentración.

El cerebro es uno de los órganos más sensibles a la pérdida de agua, es este el que suele dar muestras de deshidratación, produciéndose un descenso en la capacidad intelectual y disminuyéndose, de forma progresiva, las funciones cognitivas.

También tomar en cuenta la edad, ya que los ancianos y niños son más susceptibles a tener deshidratación, el clima, las enfermedades y la medicación (la obesidad, diabetes, cáncer, hipertensión o alzheimer), “ya que estas enfermedades y los medicamentos interfieren en señales hormonales directamente relacionadas con la sed e hidratación”, y recomienda observar otros factores como el estreñimiento, la frecuencia de orinar en el día o la actividad física que se realiza.

Cómo acordarse de beber agua

Para hacerlo posible y evitar olvidos, el Instituto de Investigación Agua y Salud recomienda dejar a la vista de donde nos encontremos (en casa, en el trabajo, paseando…), o llevar en el bolso o mochila una botella de agua mineral. De esta manera, recordaremos la necesidad de beber agua y podremos asegurarnos una hidratación saludable, a lo largo de todo el día.

Alternativas al agua para estar bien hidratados

Beber agua no tiene por qué ser la única manera de mantenernos hidratados, hay otras opciones que, siempre que no incluyan otros ingredientes que las hagan menos sanas, como el azúcar o el cacao, son igual de válidas. “Cualquier opción es válida para consumir agua, puede ser en forma de infusión, café, zumo de fruta”. El agua proveniente del té y café y de los alimentos también cuenta aunque “los altos contenidos de azúcar o sodio de bebidas no contribuyen de forma saludable a resolver la sensación de sed, ya que interfieren en la regulación de la sed e hidratación de forma negativa”.

Señales que estás bebiendo poca agua – Diario 2001

 

 

Desde Ok Taxi te aconsejamos mantenerte hidratado para gozar de una mejor salud.

 

Descarga la app (Ok Taxi App) y disfruta de la mejor experiencia de utilizar Ok Taxi.

 

contacta con nosotros.

 

Fuente:

https://www.abc.es

https://www.lavanguardia.com

Category: Salud

Deja un comentario