LLAMA AHORA! | CALL NOW! 770-401-8668

Los adolescentes son excesivamente sensibles a lo que sus padres dicen y a cómo lo dicen. Para los padres no es nada fácil mantener una conversación con un adolescente… Y, a veces, la culpa no cae tanto del lado del hijo como del nuestro.

En la convivencia familiar pueden surgir muchos conflictos que pueden acabar en incómodas discusiones. Para evitar estas situaciones límite que pueden acabar con roces y problemas, lo mejor es establecer una buena comunicación habitual en la familia.

Escuchando a nuestros hijos adolescentes con atención ganaremos una posición de respeto que nos permitirá entrar de lleno en sus propios asuntos personales. Pasar tiempo con los hijos, mostrar interés, escuchar, hablar de nada y de todo… puede ayudarnos a crear un clima comunicativo en casa.

5 barreras que hay que derribar para hablar con un adolescente

 

1. Normaliza los sentimientos de tu hijo

Piensa que tu hijo está pasando por un proceso de construcción, en el que está construyendo un nuevo cuerpo, un nuevo cerebro y una nueva identidad, todo al mismo tiempo.

En momentos de conflicto o malentendido, empieza por normalizar los sentimientos de tu hijo, por muy extraños, o incluso erróneos, que parezcan.

Muchos de los conflictos surgen porque los adultos a veces pensamos que nuestros problemas son más importantes que los de los niños. Nos parecen situaciones poco relevantes que tendrán una fácil solución. Pero para ellos son fundamentales para seguir con su vida. No darle importancia suele generar en nuestros hijos una falta de confianza en sí mismos. Si detectamos que tienen un dilema tenemos que sentarnos con ellos e intentar que nos lo cuenten.

2. Evita las conversaciones directas

Puede parecer contradictorio, pero a veces la mejor manera de mantenerse cerca es experimentar con nuevas formas de comunicarse juntos: los mensajes de texto, los Snapchats, un diario compartido, las grabaciones de voz e incluso esconder garabatos por la casa pueden ser una invitación a seguir conectados que su hijo puede aceptar.

4 áreas importantes para supervisar en la vida de tus adolescentes

3. Escuchar más que hablar

Tenemos que escuchar con tranquilidad y cuidado lo que nos está contando. Es importante tomarnos tiempo suficiente mientras ellos hablan para no precipitarnos. Tenemos que darles nuestra opinión porque los niños necesitan conocer lo que pensamos siempre, y debe ser una respuesta coherente, medida y útil. En lugar de acribillar a nuestros hijos con preguntas lo mejor es hacerles solo una y esperar a que nos respondan.

Cuando un hijo necesita que se le escuche, resulta crucial que nos comprometamos y obliguemos a no discutir, contradecir o juzgar cualquier comentario que haga; ya habrá momento de dejar claras las cosas, ahora se trata de escucharle. A la hora de hablar con un adolescente, el principio que rige podría expresarse así: «Si escuchamos con atención y verdadero interés, crearemos una atmósfera en la que nuestro hijo nos escuchará a nosotros»… Escuchándoles con atención ganaremos una posición de respeto que nos permitirá entrar de lleno en sus propios asuntos personales.

Cómo iniciar y mantener conversaciones con adolescentes

4. No darle conferencias o discursos

Para establecer una buena comunicación con nuestro hijo desde pequeño no es una buena idea darle una conferencia o un largo discurso cada vez que nos cuenta algo. Los padres solemos aprovechar estos momentos para intentar convencer con nuestras palabras.  Si lo hacemos corremos el riesgo de que el niño desconecte o se cierre a cualquier conversación.

12 soluciones frente a la rebeldia de los adolescentes

5. Localiza el objetivo, ten un propósito claro

Cuando no tenemos propósitos claros en la conversación, podemos desviarnos y acabar hiriendo y haciendo daño sin quererlo realmente. Por ello, es bueno tener unos objetivos positivos en la mente cuando hablamos con nuestro hijo.

Para mejorar la comunicación con los adolescentes, tendremos que desarrollar algunos de esos objetivos que nos ayuden a sortear los conflictos:
– Hablar a nuestros hijos de tal manera que siempre fortalezcamos su autoestima y su confianza para resolver los problemas.
– Escuchar a nuestros hijos de tal manera que sepan de verdad que nos estamos preocupando de ellos.
– Dejar que nuestros hijos sepan que lo que dicen y cómo se sienten es importante para nosotros, incluso cuando no estamos de acuerdo.
– Trabajar para conseguir mutuas comprensiones en la conversación. – Comunicar nuestras preocupaciones sobre su comportamiento negativo con firmeza, pero sin recriminaciones.
– Enviar mensajes claros a los hijos de que les queremos y que su bienestar nos importa tanto como el nuestro.

“Escuchar más que hablar y luego llegar a un acuerdo”, claves para que nuestros hijos adolescentes desarrollen una autoestima sana

 

Si queremos establecer un clima de comunicación positivo en la familia tenemos que buscar un momento diario para poder mantenerlo. Además podemos seguir estos sencillos consejos y pensar en una serie de preguntas clave que nos ayuden a descubrir de forma indirecta cuáles son sus problemas y lo que les preocupa. Valorar sus opiniones y tener la intención de ayudarlos es el primer paso.

En Ok Taxi te ayudamos con estos tips valiosos.

Si deseas dar un paseo con tu hijo adolescente o llevarlo a su lugar favorito, contáctanos que con gusto te ayudamos.

Si tienes otras dudas, contacta con nosotros.

 

 

Fuente:
El Mundo España
CNN en español
Hacer Familia

 

Category: Tips

Deja un comentario